El dolor de tu indecisión, la fuerza necesaria para romper con las ataduras del presente

Esos momentos donde los cables de la memoria se cruzan presentándonos imágenes y emociones de experiencias que no tuvieron un final feliz, generando una sensación de incertidumbre, de dudas, dejando que la indecisión de algo que no es real se apodere de nuestro momento presente y por lo tanto de nuestros próximos pasos. El resultado de esta indecisión casi nunca será algo positivo, dejándonos con un sin sabor que se almacena en las profundidades de nuestra mente y que tiene la habilidad de crear un hábito de estas sensaciones o por el contrario puede generar un dolor que con su acumulación eventualmente nos libere de esta manera de pensar y actuar.

marc-miro-transformacion--liderazgo-desarrollo-personal-coaching-metas-exito-blog-205

La indecisión puede ser provocada por diferentes variables que gobiernan nuestras vidas, haciendo que estas variables sean más o fuertes dependiendo nuestras experiencias de vida, y como nos vemos respecto al mundo.

Contra más esperamos tomar esa acción que sabemos deseamos tomar, que nos iniciara en un nuevo camino de vida o nos facilitara continuar avanzando hacia nuestra visión de vida, se nos hace más difícil el poder continuar viviendo con un sentido de felicidad completa, afectando diferentes aspectos personales como son nuestras relaciones, nuestro rendimiento en el trabajo y otras áreas importantes de nuestras vidas. Utilicemos el dolor de esta situación para generar las acciones necesarias que nos facilitarán el dar un paso en dirección de lo que nuestro corazón sabe que es verdadero.

Deseándote éxitos y bendiciones.

 

Marc Miró

Continúa Avanzando

Marc Miró – enfocado en la transformación y crecimiento personal a través de facilitar el desarrollo de liderazgo personal para así crear las bases del éxito personal

 

 

2 comentarios en “El dolor de tu indecisión, la fuerza necesaria para romper con las ataduras del presente

  1. La indecisón nos hace muy infelices. A veces ésta se convierte en errores que hay que asumir y enfrentarnos a nuestro propio crecimiento. También, aunque a veces muy lento, maduramos y tomamos el control de nuestras vidas.
    Gracias Marc. Siempre estamos aprendiendo de ti, pero sobre todo, conociéndonos más cada uno, explorando nuestro interior.
    Namasté 🙏

Deja un comentario