Un momento de paz, un espacio sin tiempo, tu vida y pasión en tus manos de nuevo

Aquí me encuentro en un café después de cenar reflexionando sobre como los viajes, el contacto con otras personas con pensamientos diferentes o iguales, el poder vivir aunque por un tiempo muy breve con otras culturas me ha permitido salir de un mundo que me asfixiaba lentamente para así poder encontrarme a mí mismo y a la belleza de un vida que sin tener un significado para otros para mi es una historia increíble de un Ave Fénix que resurgió de las cenizas de su propia oscuridad para poder concretar su destino a través de la luz de su corazón.

marc-miro-transformacion--liderazgo-desarrollo-personal-coaching-metas-exito-blog-121

Como ocurre casi siempre durante mis viajes, en esos momentos de solitud en el avión,  donde nada ni nadie tiene el poder de sacar mi atención de mí mismo, siento la fuerza de mi pasión emergiendo a través de cada poro de mi ser, siento el despertar de algo que siempre me acompaña pero que con el día a día dejo que se vaya arrinconando en un espacio del parking de mi mente. El estar desconectado del suelo terrenal parece darme la oportunidad de poder conectar con más fuerza con mi sueño, con mi propósito de vida.

Estas experiencias donde somos capaces de desconectar con lo que nos ata al mundo terrenal son algo sublime, te hacen sentir y ver cosas que nunca habías visto antes, te dan a entender que si puedes llevar a cabo tus aspiraciones. Lo más increíble de estos momentos de paz, de un espacio sin tiempo, es que te  hacen creer sin ninguna duda de que puedes y debes continuar avanzando hacia tu propósito de vida.

Imaginemos por un momento como seria nuestra vida si creásemos espacios de paz, espacios sin tiempo dedicados a conectar con nuestra fuerza más ponderosa, la fuerza de nuestra pasión generada por saber que aún está vivo el propósito por el cual seguimos de pie en el mundo terrenal. La energía que se generaría de esos espacios sería suficiente para poder romper con la neblina que nuestros miedos colocan delante de nuestra ventana de vida para que sintamos que el lugar donde estamos es el mejor lugar para protegernos del dolor de la necesidad de evolución que tu ser está pidiendo a gritos.

El tiempo es nuestro, somos los capitanes del espacio de nuestra vida y por lo tanto tenemos el poder de crear el silencio necesario para que sintamos los vientos de las corrientes que nuestro destino nos hace llegar para que nuestro velero avance sin temor hacia el puerto de nuestros sueños.

 

Deseándote éxitos y bendiciones.

Marc Miró

ContinuAvanzando

 

Marc Miró – enfocado en la transformación personal a través de facilitar el desarrollo de liderazgo personal para así crear las bases del éxito personal

Deja un comentario