El Arte del Coaching

Hace ya algún tiempo, en las épocas pasadas, la metodología de liderazgo que se seguía estaba  basada en “forzar” a las personas a comportarse y actuar de maneras específicas. En estos tiempos con la globalización de los negocios y los cambios sociales, los líderes han sido “forzados” a cambiar su metodología, este nuevo enfoque se denomina Coaching.

Cuando oímos por primera vez la palabra Coaching probablemente pensamos en deportes, visualizamos a un entrenador entrenando y desarrollando a sus atletas para así maximizar su rendimiento y obtener una meta especifica. El Coaching en el mundo empresarial es similar en cuanto a que su objetivo es apoyar a individuos y equipos a que maximicen su rendimiento, pero habría que añadir que no es solamente el aprender una nueva habilidad pero el aprender de nosotros mismos.

Coaching no se trata de decirles a las personas como hacer las cosas, eso es más entrenamiento/capacitación que coaching. El coaching se fundamenta en facilitar el proceso de clarificación y entendimiento sobre hacia dónde queremos ir, cuales son los obstáculos, que herramientas tenemos, que sistemas de apoyo necesitamos y establecer el compromiso de toma de acción. El proceso de coaching también incluye el apoyo de manera periódica en forma de sesión con una persona con la que se ha creado una asociación de confianza y honestidad.

Por la razón de que coaching se basa en el facilitar la alineación de los pensamientos y comportamientos humanos, este se convierte en más que un proceso, se convierte en un arte. Todo el mundo poder hacer coaching, pero no todo el mundo puede hacer coaching. Puede parecer una contradicción pero no lo es, todo el mundo tiene la opción de ser un coach, pero no todo el mundo tiene la habilidad para hacer coaching.  Un buen coach es la combinación de conocimiento sobre el proceso de coaching, y la habilidad de manejar las emociones y los procesos mentales. De ninguna manera estoy implica que solo los “escogidos” pueden hacer coaching. Con el conocimiento adecuado, una buena capacitación y bastante práctica podemos llegar a un buen nivel de habilidad en cómo hacer coaching.

El poder del coaching proviene de la asociación establecida en el inicio y después durante el proceso de coaching entre el coach y el coachee. Esta asociación permite la libertad por parte del coachee de expresar sus pensamientos y forzar la reflexión y la toma de decisión. Uno de los éxitos mayores dentro de este proceso de coaching es el compromiso por parte del coachee a la toma de acción sobre los puntos acordados durante las sesiones de coaching. Sin este último paso el coaching no es más que una mera conversación sin valor agregado.

El coaching es un camino de auto-descubrimiento no solamente para el coachee pero también para el coach. Por un lado el coachee es retado a la toma de decisiones y al desafío de cualquier paradigma mental que este saboteando el avance en el camino hacia la meta final. Por el otro lado el coach es retado a gestionar sus emociones, durante las sesiones de coaching, de una manera efectiva para que estas no obstruyan o distorsionen la objetividad. Es esa asociación entre el coachee y el coach que permite un espacio para que la confianza y la honestidad florezcan para así maximizar la calidad del proceso de coaching.

Como una gran obra de arte el coaching no es un proceso superficial sino un canal que conecta nuestro potencial y poderes internos con nuestra habilidad a la toma de acción hacia nuestra visión, nuestra meta final. Como el famoso pintor Pablo Picasso una vez dijo, “La acción es la llave fundamental de todo éxito”, debemos de tomar acción para definir nuestra meta final, y utilizar el arte del coaching como canal para mantenernos alineados y en continuo movimiento hacia esta.

¡Continuemos Avanzando!

2 comentarios en “El Arte del Coaching”

  1. Alejandro hernandez

    Trato de ser organizado disciplinado aveces lo soy aveces ordeno mi cuarto como aveces esta full desordenado quiero es ser 100 por ciento ordenado organizado disciplinado y quiero tener siempre buena presencia actitud y confianza

    1. Hola Alejandro,
      El proceso de crear un hábito requiere práctica, tiempo y paciencia. Lo más importante es que tienes el deseo de crear este nuevo hábito. Una sugerencia sería el visualizar y asimilar mentalmente los beneficios que te traen el estar organizado, para así crear una motivación y enfoque cuando veas que no tienes las ganas de hacer lo que ya sabes es un beneficio para ti.
      Gracias por compartir con nosotros y deseándote éxitos y bendiciones 🙏👍
      ContinuAvanzando

Deja un comentario