Cuando nuestro deseo no se esconde y se convierte en la gasolina de nuestra vida

marc-miro-transformacion--liderazgo-desarrollo-personal-coaching-metas-exito-blog-19

El tener una visión de algo no asegura que podamos convertirla en realidad. El tener un plan de cómo llegar a nuestra visión aunque es la pieza esencial para iniciarnos y darnos gran seguridad de que algo más realista no es suficiente para asegurarnos de que nos movamos hacia nuestra visión. La única manera de asegurar de que algo va a ocurrir es a través del deseo, esa energía invisible a los ojos del ser humano pero que se puede sentir en cada átomo de nuestro cuerpo cuando es activada.

Sin deseo una visión es solo una fotografía de algo hermoso que algún día podría realizarse. El deseo yo lo traduciría como esa energía emotiva que nos hace sonreír como un recién nacido, nos hace sentirnos ligeros como un ave surcando los cielos y nos hace sentir fuertes como el acero. Una visión es como el motor de nuestra vida y el deseo es la gasolina que activa ese motor y lo hace andar hasta llegar a la meta final.

Como cualquier motor el rendimiento de este y su ciclo de vida dependerán de que tan buena sea la gasolina que se utilice y el mantenimiento que se le dé al motor. Nuestra misión es mantener ese motor moviéndose de manera continuada día tras día a través de nuestros pensamientos y acciones enfocados en crear esa energía, ese deseo obsesivo, que nos llevara a elevarnos de nuestra situación actual hacia un nuevo plano mental y de vida.

Hay que entender que de vez en cuando nuestra mente y cuerpo se encontraran agotados de tantos cambios emocionales y esfuerzo para continuar avanzando, tenemos que tener un plan o ritual para cuando esto ocurra, algo que sepamos nos ayudara a reenfocarnos en nuestra visión y en nuestro deseo. En mi caso cuando algo así me pasa lo que hago es tomarme un tiempo sea un día o dos conmigo mismo, sin nadie más que yo conozca o la que tenga algún tipo de relación. Ese tiempo me ayuda a reciclar todo lo que llevo dentro y ha encontrar el equilibrio de nuevo. Esto es algo común, que ocurre a las personas que están en busca de algo y que están saliendo de la zona de confort día tras día.  Lo que experimentaos y que es nuevo nos puede generar y también absorber energía mental que finalmente se convierte en energía física y nos sentimos agotados, no podemos pensar claramente y nuestro cuerpo se siente sin energía.

¿Y cómo podemos crear y mantener ese gran deseo? Lo primero de lo que hay que ser consciente es que ese deseo ya existe porque si no la visión tampoco existiría. Nuestro objetivo es crear un deseo tan intenso que se vuelva más fuerte que todo lo que nos pueda frenar. Uno de los métodos que yo utilizo para crear ese deseo tan intenso es realizar un ejercicio de visualización sensorial completa. ¿Qué quiere decir “visualización sensorial completa”? Es el ejercicio de visualizar nuestra visión con todos los sentidos (el gusto, la vista, el olfato, el oído y el tacto) posibles y maximizando lo que podemos experimentar en nuestra visualización. Cuando estás en esa visualización tu visón es tan real tan clara que una energía surgirá desde lo más profundo de tu ser y te hará sentir diferente, te hará sentir como nunca te habías sentido antes. Una vez experimentamos ese tipo de deseo intenso nuestro siguiente paso es activarlo de manera continuada para que se vuelva parte de nosotros, algo automático, que lo podemos activar en cualquier momento que veamos que el nivel de gasolina en el motor está bajo.

Cuando nuestro deseo no se esconde y se muestra al mundo las puertas que estaban cerradas se empiezan a abrir y con cada esfuerzo con cada paso que realizamos nuestra confianza en nuestra visión crece y con eso nuestro carácter se transforma. El deseo es la gasolina de tu visión de tu vida, encuéntralo, mantenlo y todo cambiara.

Deseándote éxitos y bendiciones.

Marc Miró

ContinuAvanzando

 

Marc Miró – enfocado en la transformación personal a través de facilitar el desarrollo de liderazgo personal para así crear las bases del éxito personal

Deja un comentario