No dejes que una percepción te niegue el derecho de conectar con otras opciones de vida

Si ya has tenido la oportunidad de leer algunos de mis escritos habrás observado que a menudo hablo del poder que tienen las percepciones para crear un mundo dentro de nuestra cabeza, un mundo que tiene la característica de decidir cuál va a ser nuestro próximo paso, nuestra próxima decisión. Nuestras percepciones nos juegan una mala pasada en el campo de las relaciones, dejándonos en las manos de nuestros estados emocionales generados por la historia que nuestra percepción construyo sobre la persona que estamos observando y que muchas veces nunca habíamos tenido la oportunidad de llegar a conocer con más profundidad.

marc-miro-transformacion--liderazgo-desarrollo-personal-coaching-metas-exito-blog-148

Cuántas oportunidades habremos perdido en el camino de la vida de poder conectar con otros seres humanos que estaban ahí para proveernos con algún conocimiento o solo para crear consciencia de algo importante que nos hubiese abierto las puertas a una nueva vida. Nuestras percepciones en esos casos nos crearon ciertos temores, ciertos miedos, que con su gran dialogo interno finalmente nos doblegaron y nos hicieron esquivar esa oportunidad que posiblemente no vuelva jamás. Hay que entender la diferencia entre percepción e intuición, la primera es generada a través de nuestras experiencias y la segunda es generada desde algo más profundo en nuestro ser, como una antena que capta las ondas que otros seres humanos emanan y que no son visible al ojo humano.

Fíjate con quien te juntas, con quien tiendes a pasar más tiempo y te darás cuenta que son las personas que encajan mejor en el sistema de percepción que tienes del mundo y de lo que deseas tener o no tener alrededor tuyo en tu vida. Muchas veces estas percepciones van en contra de nuestros valores, de lo que realmente valoramos de la vida, y por eso nos encontramos fuera de lugar, nos sentimos que no pertenecemos a ese grupo que sin embargo del cual sentimos que debemos formar parte.

Cuántas veces hemos juzgado antes de saber la verdad o al menos antes de haber hecho el esfuerzo por entender más. Nuestras percepciones del mundo y de lo que es parte de este mundo crean esas reacciones automáticas que nos impiden ver la verdad y además no hacen perder la oportunidad de atraer algo nuevo a nuestras vidas. No juzguemos primero entendamos.

Deseándote éxitos y bendiciones.

Marc Miró

 

ContinuAvanzando

 

Marc Miró – enfocado en la transformación personal a través de facilitar el desarrollo de liderazgo personal para así crear las bases del éxito personal

Deja un comentario